METÀFORES QUE ENSENYEN

A la xarxa hi ha multitud d’escrits, relats, opinions… sobre l’acolliment familiar, avui ens ha semblat molt interessant l’aproximació que fa F. Javier Romeu Soriano, partint d’una metàfora molt ben trobada i entenedora.

El Sr. Romeu sol escriure sobre l’acolliment  familiar en el seu  blog “Diseñando pasados recordando futuros”

A veure què us sembla¡¡

Acogimiento familiar: ¿cuestión de p_lot_s?

Si tras ver el título has empezado a leer es porque, de alguna manera, te interesa el tema del acogimiento familiar

Así que ahora te pido que pienses en la última vez que viajaste en avión.

Parece sencillo. Compras un billete, te presentas en el aeropuerto, te subes a un avión y ya está. Pero la realidad es muchísimo más compleja. Tú y yo podemos viajar en avión gracias a un sistema organizado a nivel internecional, nacional y local que implica a miles y miles de personas.

Cualquier variación en una parte del sistema, que ni siquiera conoces o sabes que existe, puede acabar afectándote: los precios de los billetes suben o bajan; llegas con retraso o ni siquiera llegas a volar.

1.- En primer lugar, si no hubiera unas normas internacionales y nacionales que regularan la aviación en general y la comercial en particular, los pasillos aéreos, etc nadie nos atreveríamos a subir a un avión.

trafico-aereo

En acogimiento familiar de menores también necesitamos (y tenemos) unas normas (códigos, leyes, decretos, órdenes…) al menos nacionales y autonómicas, que lo definen y enmarcan. Si no fuera así no podríamos distinguir el acogimiento de menores de un secuestro.

Supongo que el acogimiento de niños y niñas existe desde el principio de la humanidad pero hoy en día hacer un acogimiento al margen de lo establecido en las normas civiles sería una verdadera temeridad.

2.- Son fundamentales también los controladores aéreos. Los aviones son seguidos en todo momento por radares para garantizar al máximo la seguridad de cada vuelo. Todos sabemos, o hemos vivido en nuestras propias carnes, lo que significa una huelga de controladores aéreos.

controladores

Los acogimientos familiares necesitan de técnicos de la Administración que controlan que determinado acogimiento familiar es la mejor medida de protección para el menor en función del plan del caso que se haya establecido. Y, en definitiva, avalan que ese acogimiento es autorizado y respaldado por el organismo competente en protección de menores.

Por cierto, cuando se ponen de baja, se toman vacaciones, o son muchos menos de los que deberían haber también repercute en los acogimientos en vuelo o en los que tienen que despegar.

3.- De nada serviría que existiera todo lo anterior si no hubiesen compañias aéreas dispuestas a fletar aviones para cubrir determinados destinos. Ellas se beneficían, pues son un negocio,  y de paso nos brindan una posibilidad de llegar a sitios donde de otra manera sería costoso o imposible.

Al menos en España, las Comunidades Autónomas son las encargadas de promover y posibilitar en acogimiento familiar, especialmente aquel realizado por familias ajenas al niño. Así, por ejemplo,  hace tan sólo 25 años no en todas las autonomías españolas el acogimiento familiar de menores era algo real.

Al poner el recurso en marcha las Comunidades Autónomas salen beneficiadas (se ahorran una “pasta” frente al acogimiento residencial) y los menores, no cabe duda, también.

4.- Los aviones comerciales no despegan sin un plan de vuelo. No te subes al avión y se hace una encuesta entre los pasajeros para decidir el destino. El destinoy la ruta del avión está bien definidos desde mucho antes de despegar y no depende ni de los pasajeros ni de la tripulación (excepto emergencia, claro está)

Cuando se decide que un menor esté acogido por una familia se supone que se hace en el marco de un plan del caso. Se ha determinado si es para que vuelva con su familia en un tiempo; si es hasta su mayoría de edad o si es para darle unos padres nuevos. A veces el destino puede cambiar durante el viaje porque acontecen cosas que no pudimos o supimos controlar.

Incluso se ha creado un acogimiento para cuando todavía no hay plan: el acogimiento de urgencia-diagnóstico. Curiosamente las familias que se ofrecen para este tipo son las que menos niveles de incertidumbre tienen: el niño o niña no se quedará en casa pase lo que pase.

5.- Las condiciones atmosféricas pueden facilitar o complicar los vuelos.

No será lo mismo un acogimiento familiar con la aceptación y colaboración de la familia de el o la menor que sin ella. Ni con la ayuda de los servicios socialesimplicados o sin ella. Ni con la comprensión y el apoyo de la sociedad en general (“cultura del acogimiento“) que con su extrañeza o incluso su suspicacia.

6.- De momento un avión no vuela sólo todo el rato (si gran parte del vuelo). Se necesita una tripulación y especialmente de pilotos.

pilotos

Si eres familia acogedora, tu eres el/la piloto del acogimiento. ¡Ni más! ¡Ni menos! Y eso significa que hay cosas en la que eres soberano o soberana para decidir (una determinada maniobra, una actuación de emergencia…) y otras en las que, si todo va bien, no tienes opción de decidir (el destino o la ruta, por ejemplo)

7.- Pero los y las pilotos no pueden atender ellos solos al pasaje. Necesitan otras personas para completar la tripulación: los y las auxiliares de vuelo. Imagina que los pilotos tuvieran que servir el catering. Por mucho piloto automático que haya en los aviones nadie nos sentiríamos tranquilos pidiéndole un café al comandante de la aeronave.

auxiliares

Tus hijos, si los tienes, te acompañan en el acogimiento. También los familiares, amigos y conocidos te echan una mano en la atención al niño o niña acogida. Y a conciencia incluyo a los y las profesoras (más de la mitad de tu energía psiquica se va a consumir con cuestiones del ámbito escolar)

Tu mandas en el vuelo pero como el resto de la tripulación se te subleve te la pueden liar parda.

8.- Y para que tu avión haya despegado se ha necesitado un ejercito de personas que han tenido que hacer algo previamente o regularmente con el avión y los pasajeros: limpiarlo, repostarlo, revisarlo, arreglarlo, registrar y cargar los equipajes, comprobar los billetes… (personal de tierra, mecánicos, auxiliares de limpieza…)

mecanico

La Administración suele poner a disposición de los acogimientos equipos multidisciplinares para que estos lleguen a buen término. Su función es apoyar, mediar y controlar. No pilotan y no vuelan (no acogen) y no parecen esenciales. Pero un fallo de ellos puede poner en graves problemas un vuelo.

9.- Y todo esto sólo tiene sentido para llevar pasajeros. Puedo asegurar que nunca habrá una compañía que haga un puente áereo entre Valencia y Alicante porque tenemos opciones de hacer el viaje en coche, autobus o tren en menos tiempo del que nos llevaría el viajar en avión (incluyendo el tiempo previo necesario)

No tiene sentido promover el acogimiento de un o una menor para una situación que se puede solucionar con una ayuda económica a su familia, o con un auxiliar de ayuda a domiclio o con un centro de día de menores.

Los menores acogidos son indudablemente los beneficiarios de todo este complejo sistema. Pero que no se nos olvide que no todas las personas pueden volar. Las que tienen fobia grave a ello, las que tienen problemas coronarios muy serios; las borrachas y los terroristas no deben hacerlo. ¿Todo niño es acogible?

Esta metáfora, como toda metáfora, es imperfecta pero a mi ayuda a entender varias  cosas. Apunto solamente 4 de ellas.

A) La complejidad del acogimiento familiar de menores. Si piensas que acoger es tan sencillo como meter a un niño o niña desconocido (o hijo de un familiar) en tu casa para cuidarlo y quererlo, quizá también puedas atreverte a pilotar un Boing 747, el famoso “Jumbo”.

747

B) Sin pilotos no sirve de nada tener aviones. Pero sin el resto del sistema subir a un avión sería tan arriesgado como meter una bala en un revolver, girar el tambor y dispararse en la sien.

C) Está demostrado que la mayoría de los accidentes aéreos tienen una multicausalidad. Cada fracaso de un acogimiento (habría que analizar lo que es eso) está provocado por un fallo generalizado del sistema o un fallo múltiple en el mismo.

D) Si eres piloto lo mejor que puedes hacer por el niño o niña es pilotar bien. Si eres controlador, controlar bien. Si eres mecánico, arreglar. La cosa se pondrá mal si el mecánico, pilota; el piloto, controla el espacio aéreo, y el controlador arregla las averías.

En definitiva, en mi humilde opinión, ser familia de acogida no es cuestión de pelotas sino de pilotos.

Ahi lo dejo. Por si te sirve.

Y si no, lo tiras a la papelera de métaforas fallidas

Aquesta entrada ha esta publicada en General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield